Traducción audiovisual: técnicas y retos – Parte I

¿Qué es preferible, las películas dobladas o subtituladas? La respuesta depende de qué tanto dominio tengamos del idioma original de la película. De cualquier forma, lo que queremos es entenderla y disfrutarla.

Antes de que cualquier material audiovisual, es decir aquel contenido compuesto por imágenes y sonido —como películas, series, documentales, videoclips, comerciales, videos corporativos, entre otros— llegue a nuestras pantallas, debe pasar por un proceso que permitirá que sea entendido por la audiencia a la que va dirigido. Es aquí donde entra en juego la traducción audiovisual, que consiste en traducir el guion de un audio y utilizarlo en las técnicas audiovisuales del subtitulaje o doblaje, según el objetivo y necesidad del cliente. A continuación hablaremos de estas técnicas.

 

Subtitulaje

El proceso básico del subtitulaje consiste en transcribir un audio en forma de guion, traducirlo y ubicarlo (los subtítulos) en la pantalla. Los subtítulos deben aparecer en pantalla a una velocidad de lectura cómoda para la audiencia, sin descuidar los criterios lingüísticos (puntuación, ortografía, etc.) y cinematográficos establecidos como los cambios de plano.

Se recomienda generar máximo dos líneas de subtítulos de 35 caracteres cada una y que permanezcan en pantalla máximo 6 segundos.

Doblaje

El doblaje consiste en sustituir el audio de un material audiovisual por uno nuevo que ha sido elaborado en otro idioma. Igual que en el subtitulaje, se realiza la transcripción del audio y su traducción, pero en esta técnica, locutores profesionales recitan y graban los textos traducidos y se genera un nuevo audio que se utiliza para sustituir el audio del video original.

Este método es utilizado principalmente en películas, series o programas de televisión, emisiones de noticias, material de e-learning, entre otros.

El doblaje reproduce los elementos propios del dialecto, refleja juegos de palabras y utiliza la ironía o el sarcasmo. La audiencia puede disfrutar fácilmente de dicho material, pues no pierde la concentración al desviar su mirada de la imagen para leer subtítulos.

Existen dos modalidades de doblaje: sincronía de labios (lip sync) y voces superpuestas.

Sincronía de labios

En la sincronía de labios se debe prestar estricta atención a que la locución coincida con el movimiento de los labios de los actores que aparecen en pantalla. Por eso, es fundamental que el traductor se fije en la longitud de las frases y elija correctamente las palabras para que estas coincidan con la apertura y cierre de la boca del personaje. El objetivo es que la audiencia no note una diferencia entre el movimiento de los labios del actor y el diálogo que escucha.

Generalmente, en este trabajo intervienen traductores, revisores y adaptadores para asegurarse de transmitir correctamente las ideas, adaptarlas a la cultura de la audiencia y revisar la sincronía de los labios.

 

Voces superpuestas

Quizá haya visto alguna vez un programa narrado en español y haya notado que, de fondo, hay voces en un idioma distinto. Ese es un caso típico de traducción audiovisual en el que las voces están superpuestas.

En esta técnica audiovisual se superpone la voz del actor de doblaje a la del actor original; la voz del primero se escucha más fuerte y unos segundos antes. En ocasiones, el actor no aparece en pantalla o su rostro no se ve, como en la narración de los documentales; esto es lo que se conoce como Voz en off. En estos casos, no es necesaria la sincronía labial, pero la traducción del diálogo se debe ajustar a la extensión de las intervenciones originales.

 

Ventajas de las técnicas de doblaje con respecto al subtitulaje:

  • La audiencia se puede concentrar en la historia que se muestra en pantalla.
  • Es fácil distinguir a los personajes y sus diálogos.
  • Los productos que utilizan estas técnicas son más fáciles de consumir para la audiencia infantil, dado que su capacidad lectora no es la misma que la de un adulto.
  • Usar estas técnicas es mucho más conveniente para reproducciones multimedia en dispositivos móviles con pantallas pequeñas.

Sin embargo, se puede decir que una ventaja enorme del subtitulaje es la conservación de acentos y tonos de las voces originales. Además, la audiencia puede escuchar el producto audiovisual en el idioma original y leer los subtítulos en su propio idioma.

Las técnicas de traducción audiovisual que se han mencionado permiten la comprensión de contenido a nivel global, rompiendo una vez más con la barrera del idioma y permitiendo que la industria del entretenimiento llegue a una audiencia cada vez mayor.

 

Consulte nuestros servicios de traducción audiovisual aquí.